Verification: c6375d05bf88936b
top of page

Juntos pero muy separados

A principios del siglo XX, la mayoría de la población era rural, mientras que a comienzos del XXI más de la mitad es urbana. La obra La Tierra: un planeta para la vida dice: “Proporcionar un nivel de vida decente a los ciudadanos actuales —sin mencionar a las futuras generaciones— es una tarea que plantea unos problemas aparentemente insolubles”. La revista Salud Mundial, de la ONU, señaló: “El porcentaje de seres humanos que vive en ciudades no cesa de aumentar. [...] Centenares de millones [...] viven en condiciones que atentan contra su salud y que incluso ponen en peligro sus vidas”.


Es toda una paradoja que quienes se mudan a las ciudades vivan más cerca unos de otros, pero cada vez más distanciados. La televisión, el teléfono e Internet (con las compras en línea) son útiles, pero reducen el trato cara a cara. De ahí que el diario alemán Berliner Zeitung concluya: “El siglo XX no solo es el siglo de la superpoblación. Es también el de la soledad”.



Este hecho ocasiona tragedias como la ocurrida en la ciudad alemana de Hamburgo, donde se halló en un apartamento el cadáver de su propietario, que había muerto cinco años antes. “Nadie lo había echado de menos: ni los familiares ni los vecinos ni las autoridades”, indicó la revista Der Spiegel, que agregó: “Para muchos ciudadanos constituye un símbolo del espantoso alcance del anonimato cotidiano y la falta de contactos sociales que se sufre en las metrópolis”.



Otras informaciones
bottom of page